Equinox

Equinox de Michael White, Roca editorial.

Una curiosa novela en donde una periodista, Laura,  “experta en crímenes” visia a su hija, Jo,  que vive con su padre Philip en Oxford. Philip es un fotógrafo de la policía y es llamado para recoger imágenes de un crimen bastante raro, lo cual pica la curiosidad de Laura, pues dada su experiencia, sospecha que están ante un asesino ritual. En la trama se mezcla la astrología, la alquimia y las matemáticas como elementos que explican los distintos crímenes. Los pibichos no deben preocuparse, no hay ecuaciones, a lo más alguno cálculos y descripciones del movimiento astrológico en general.

Las matemáticas aparecen primero como telón de fondo  pues Jo, y varios de los personajes cercanos a Laura son matemáticos y se lleva bien con ellos: su amigo que otora fuera activista político, y ahora administra una tienda de libros esotéricos y de ciencias alternativas, el aristocrático bibliotecario que le da las primeras pistas alquímicas.

Por otro lado, y a mi parecer lo más importante de la novela, nos muestra a Newton en su momento, dándonos la imagen de su vida de investigación alquimista y los personajes de su tiempo: Hooke, Boyle, Wickins e inclusive Hipatía aparece en la trama. Te da el sabor que en general no percibes en los libros de historia: te enteras como eran las relaciones entre Newton y Hooke, los apetitos de Newton y a quién admiraba.

Me agradó mucho que se incluyera un epílogo de parte del autor  explicando lo que era históricamente cierto y lo que había modificado para la trama de la novela.  Te otorga un esbozo de la historia de la alquimia y sus aportes a la ciencia. Asimismo comentarios acerca de los distintos matemáticos mencionados sus rasgos generales.  Adereza este epílogo con lecturas recomendadas que en mi versión en español recomienda algunas que se pueden conseguir o que ya he leído.

Es muy interesante la hipótesis que plantea acerca de que Newton encuentra  teoría de la gravitación universal debido a sus investigaciones alquímicas. Suena posible si se toma en cuenta que si es cierto que Newton fué alquimista y que durante su vida adulta se dedicó a estudiar la bilblia dando inclusive las fechas del fin del mundo y de la venida de Cristo según sus cálculos apoyados en las medidas del templo de Salomón.

No debemos malinterpretar esto: Newton no busca el oro que promete la piedra filosofal, sino el conocimiento y el acercarse a Dios que logran los alquimistas al llegar a ser puros de corazón.

Si sabes de otras novelas de trama matemática o sobre matemáticos recomiéndanosla en los comentarios.

Esta entrada forma parte de la Edición 2.4 del Carnaval de Matemáticas cuyo anfitrión es el blog Seis Palabras.

Anuncios