El matemático

Ya había hablado de mi deseo de leer esta novela de Arturo Azuela. Pero ahora tuve la suerte de conseguirla vía el celo por vender de mi librero de cabecera.

Aunque buscaba la versión original descubro, a partir de los datos del libro, de que esta edición pertenece a la colección Arturo Azuela que ya tiene dos años de haberse lanzado.

Pero me tiene atrapado. Un librito de 166 páginas en donde el autor describe varias sensaciones. Primero la sensación de gloria que produce el terminar una investigación matemática, en este caso condensada en una ecuación. Después pasajes biográficos del personaje y descripción del maestro al que admira y con el que eventualmente interactúa.

Es una novela que a veces te hace sentir como que te describe… si eres matemático profesional, claro.

¡Usa un fractal para tu café!

Ya en otra entrada  hemos hablado de los fractales. En esta ocasión quisiera hablar de los fractales como un objeto para el diseño.

La belleza de estos objetos matemáticos, así como su complejidad, los hacen interesantes para adornar, por decir lo menos, objetos de uso común.

Usando programas gratuitos y no, puedes generar un fractal y buscar la vista del mismo que empate con el objeto y su diseño.

Veamos algunos ejemplos de los alumnos de mi clase de pensamiento abstracto.

Algo fácil es imprimir el fractal en papel autoadherible y hacer un bello marco para tus fotos.


Con papel que además sea trasparente se puede hacer un adorno para tu laptop.

Si eres audaz te puedes hacer una hebilla fractal.

En algunos supermercados grandes se puede acceder a servicios de impresión de este tipo y a otros como imprimir en tela y otros objetos. Por ejemplo, al imprimir en tela puedes hacerte una hermosa almohada:

O bien una playera:

Pero mi favorita, tal vez porque me encanta el café, es la taza:

¡Salud!