¡Hipercubo!

¡Hipercubo!

Casi logro atraparlo. Apareció de la nada, atrayéndome pero evitándome.
Después desapareció, dejando tras de sí un tufillo maléfico: ¡Ya me había infectado de la curiosidad matemática!

Anuncios