Al borde del Caos

Atractores

Ayer cumplí años, y después
de la fiesta y los abrazos tuve unos momentos para reflexionar acerca de mi
vida.

Me vino a la mente el concepto de Caos. Y no
la acepción común de un desorden total sino del Caos matemático.

Verás, en la escuela te platican de las
funciones lineales, las rectas, que sirven para modelar muchos fenómenos
cotidianos. En esas funciones tu pones un valor y puedes ver el resultado, pero
si pones un valor ligeramente diferente el resultado también es ligeramente
diferente. Sin embargo existen otros fenómenos en donde no ocurre eso,
pues si tomas valores ligeramente diferentes los resultados no son ligeramente
diferentes sino que puede ocurrir que sean diametralmente opuestos o infinitamente
alejados entre sí. A este comportamiento se le llama sensibilidad a condiciones
iniciales y los fenómenos caóticos (en el sentido matemático)
tienen este comportamiento como una de sus características importantes.

Ayer meditaba acerca del transcurso de mi vida
y se me ocurría que no había sido lineal, y por lo tanto predecible,
y que cada vez que había tomado una decisión importante estaba
introduciendo un valor en una función sensible a las condiciones iniciales.
Podría decirse que la vida de cada quien es caótica (en el sentido
matemático) y que no serías el que eres hoy si no fuera por la
historia que labraste.

Pi el oredn del caos

Esta reflexión parece trivial, pero me
preguntaba ayer si hubiera elegido otra carrera o si no me hubiera casado con
Claudia, ¿en donde estaría?

Dicho de otro modo, si la vida fuera simple
y lineal sería fácil predecir el futuro de cada quien, pero dada
la complejidad y no linealidad de la vida, aún en retrospectiva es difícil
decir a donde estarías de haber tomado otra elecciones.

Anuncios

Coincidir

Soy vecino de este mundo por un rato
y hoy coincide que también tú estás aquí
coincidencias tan extrañas de la vida
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…
y coincidir

Si navego con la mente el universo
o si quiero a mis ancestros retornar
agobiado me detengo y no imagino
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…
y coincidir

Si en la noche me entretengo en las estrellas
y capturo la que empieza a florecer
la sostengo entre las manos… mas me alarman
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…
y coincidir

Si la vida se sostiene por instantes
y un instante es el momento de existir
si tu vida es otro instante… no comprendo
tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio…
y coincidir.

(letra: Alberto Escobar / música: Raúl Rodríguez)

Aquí la canta Guadalupe Pineda y aquí Fernando Delgadillo

Coincidir
es un concepto
que en Matemáticas es muy utilizado.

En álgebra, por ejemplo, es la razón de ser de la palabra ecuación. Me explico con un ejemplo: si me piden resolver la ecuación x+3=5, debo buscar el número que al sustituir en x y hacer la suma resulte 5; diríamos que al hallar la solución, en este caso x=2, la cantidad de la izquierda coincide con la de la derecha. Aunque pareciera forzada la frase no lo es si pensamos que a la izquierda estamos hablando de una recta inclinada (x+3) y debemos buscar punto (el valor de x y la correspondiente y) para que coincida con la recta horizontal (y=5).

Así que buscamos coincidir en álgebra y geometría. Si los números coinciden la ecuación se satisface.

¿Cuál es la ecuación de tu vida?¿Que variables no satisface tu ecuación?

Feliz 14 de febrero.